Auto boicot, el enemigo oculto

Auto boicot, el enemigo oculto

Muchos estudiosos afirman que la principal razón por la cual fallamos es porque nosotros mismos provocamos, de manera inconsciente, esos fallos. ¿Miedo al fracaso o… miedo al éxito?

La personalidad y la forma de reaccionar ante determinadas situaciones, hacen que algunas personas sean más propensas al auto boicot en el campo profesional. Algunas de las situaciones que hacen más propensas a las personas a boicotearse a sí mismas y les impiden conseguir el éxito podrían ser las siguientes:

El miedo al éxito, que afecta especialmente a aquellas personas que son en extremo racionales, hasta el punto de querer tener todo siempre bajo control. El éxito se caracteriza precisamente por “desbordar o rebasar”, en ciertos momentos, a quien lo experimenta.

• Por otra parte, las personas con una baja autoestima, que los han convencido o se han convencido a sí mismas de no ser lo suficientemente valiosas para tener éxito, son susceptibles de caer en el auto boicot. Pueden hacer fracasar proyectos importantes a través diálogos interiores negativos. Se dicen a sí mismas frases como: “no puedo”, “no sirvo para esto”, “voy a fracasar”, “existe gente más preparada que yo”... A través de estos pensamientos se generan emociones desagradables como la tristeza, el tedio o el enfado, naturalmente esas emociones se reflejan en sus acciones a manera de desmotivación.

• Las personas perfeccionistas al extremo son muy duras consigo mismas, no valoran con objetividad sus logros, todo lo que consiguen les parece insuficiente; de esta forma, no disfrutan de un proceso de crecimiento progresivo.

• Quienes tienen una profesión expuesta a la opinión del público son especialmente vulnerables a este auto boicot. Así por ejemplo, existen personas con una gran capacidad creativa, que sueñan todo el tiempo con escribir un libro, pero en la práctica nunca han podido dar el paso inicial porque rompen las páginas dada la inseguridad que les produce el “¿qué dirán de mi trabajo?”.

• Las personas que han sido educadas en un ambiente muy rígido, donde han recibido pocos elogios y pocas felicitaciones por sus logros, también tienen un miedo especial al éxito porque no se sienten preparadas para afrontarlo, no saben cómo hacerlo. Por eso es tan importante que los padres alimenten la autoestima de sus hijos desde la etapa infantil con palabras de cariño y muestras de afecto y reconocimiento.

• El auto boicot surge también en aquellos que se comparan constantemente con los demás. Existen personas que sufren un gran complejo de inferioridad y creen que siempre hay alguien mejor, por tanto, se quedan en la sombra, cuando en la realidad TODOS tenemos grandes talentos, por supuesto distintos unos de otros, que nos hacen brillar con nuestra luz interior propia.

Ahora bien, ¿Cómo se pueden superar de manera consciente las acciones inconscientes que nos llevan al auto boicot?

Hay 2 recomendaciones que me gustaría hacer, que en lo personal, me han resultado extraordinariamente útiles a lo largo de mi vida, no solo en el campo profesional, en todos los ámbitos en los que me desenvuelvo:

1. Modifica tus pensamientos negativos.

Imagínate por un momento… dan las 6 de la mañana y suena esa alarma chillona y escandalosa que tanto odias, después de abrir los ojos, lo primero que piensas es: “no, por favor. Todavía no”. Aunque este pensamiento puede sonar de lo más normal y carente de significado -después de todo, ¿quién no odia tener que dejar la comodidad de su cama para salir al mundo frío, cruel y despiadado?-, en realidad es más poderoso de lo que crees. Y no de una manera positiva.

Así como ésta, existen muchas otras frases que pronunciamos durante el día sin pensarlo, que nos predisponen a tener una actitud mental negativa, por ejemplo:

No es justo. ¿Crees que la vida es injusta contigo? Quizá tienes demasiados pendientes y haces todo lo posible por terminarlos a tiempo, mientras tu compañero o tu jefe pasan felices horas en Facebook. Probablemente sí sea injusto, pero de nada sirve enojarte o desear que a la otra persona la muerda un perro. Mejor enfócate en lo que tú haces bien y haz tu mejor esfuerzo, deja de preocuparte por las acciones de los demás y enfócate en las tuyas. La retribución vendrá, no lo dudes ni pos un instante.

Mi jefe me odia. Tu jefe llegó de pésimo humor al trabajo y en lugar de saludarte, te pidió con tono prepotente que le entregaras 14,237 pendientes para antes de las 3 de la tarde. No conforme con eso, olvidó felicitarte por la gran propuesta que le hiciste el día anterior. ¿Te odia? No, simplemente ésa es su forma de lidiar con sus propios problemas. Tatúate en la mente una de las reglas de oro de la vida: Nunca tomes NADA de manera personal, no lo es, las reacciones de todas las personas son circunstanciales y nosotros no conocemos aquello que está viviendo la gente, que la orilla o comportarse de una o de otra forma, de lo que sí podemos estar seguros es de que NO tiene que ver con nosotros.

Fulano es un inútil. Si eres “de esos” que habla pestes de su jefe o sus compañeros de trabajo, quizá sea momento de cambiar de actitud. “Es un incompetente”, “está aquí porque es amigo del dueño”, son frases que solemos pronunciar sin pensarlo y que nos dañan más a nosotros mismos que a la persona a la que van dirigidos. Además de llenarte de enojo, te proyectan como una persona negativa frente a los demás. ¿Quién quiere estar cerca de alguien que sólo sabe criticar?

Pude haberlo hecho mejor. Exigirte mejorar es bueno para crecer profesionalmente, pero no confundas esto con ser demasiado duro contigo mismo. Si nunca estás satisfecho con lo que haces, siempre te sentirás ansioso e imposibilitado de disfrutar tus logros. Hay una frase que utiliza mucho nuestro maestro, el Lic. H. Javier Espinosa G., “Nadie está obligado a lo imposible, todos estamos comprometidos a dar nuestro mejor esfuerzo”, si estás dando tu mejor esfuerzo, entonces disfruta cada uno de tus logros, créeme, ¡Los tienes bien merecidos!

Esto sólo me pasa a mí. Si eres de los que cree que el mundo conspira contra ellos, te tengo una noticia: tú (y nadie más que tú) eres el único que se está poniendo el pie para hacerte tropezar. Si solo te pasan cosas negativas, tal vez sea porque algo estás haciendo o pensando de manera equivocada.

No va a funcionar. Tu actividad favorita es descartar opciones, pues estás seguro de que no son viables o no habrá buenos resultados... Y es que “la experiencia te lo dice”. ¿No será más bien, que temes arriesgarte a probar cosas nuevas? ¿Cómo sabes que algo no funcionará si no lo intentas? Y Aun intentándolo y fallando ¿Qué te hace pensar que no fueron las circunstancias incorrectas, en el momento incorrecto, y no tus propias capacidades las que propiciaron el fallo?

Quiero que den las 5. ¿Cuántas veces miras el reloj mientras estás en la oficina? Sí, todos esperamos la hora en que podamos salir corriendo de esas cuatro paredes, pero no pongas todas tus expectativas en ese instante si no quieres que el resto de tu día sea una tortura. Aprende a vivir el presente con toda la intensidad.

Lo haré después. Si vives en este mundo, seguramente tienes muchos más pendientes de los que puedes manejar. Pero relegar las tareas grandes para priorizar las pequeñas, esos “bomberazos” o las tareas que tienen que salir todos los días, hará que la bola de nieve se haga más grande y amenace con destruir tu tranquilidad emocional. Aprende a administrar tu tiempo y a priorizar.

No tengo tiempo para mí. Trabajas como un loco y aun así los pendientes siguen apilándose encima de tu escritorio. Podrías pasar día y noche ahí, sacando reportes sin parar, pero lo más probable es que el trabajo nunca terminaría. Como bien reza un dicho sabio: “Si tú no destinas tiempo para estar contigo, nadie lo hará por ti”. Aprende a valorar tu vida personal y a darle el lugar que merece. Tal vez eso implique organizarte mejor, ceder en algunas cosas, o tal vez incluso cambiar de actividad profesional… Sólo tú lo sabrás.

¿Qué pasaría si cambiáramos estos pensamientos negativos o poco productivos? Seguramente nos sentiremos mejor, las cosas a nuestro alrededor cambiarán y nuestros días, sin duda serán mucho mejores.

2. Conoce tus Talentos, tus fortalezas y áreas de oportunidad.

No hay nada más poderoso que el Autoconocimiento y la Identidad Personal Empoderada. ¿Todavía no has realizado tu Diagnóstico Inteligente de Detección de Talentos Human Empowerment? ¿Qué es lo que estás esperando? ¿Qué la vida pase por delante de ti sin darte cuenta? Estimado(a) amigo(a), tenemos muchos años en el mercado viendo cómo evoluciona la gente, cómo cientos, quizá miles de personas, han cambiado su mentalidad al realizar su diagnóstico y recibir una retroalimentación personal de nuestros Consultores, hemos visto muchas veces empezar la retroalimentación a una persona y al terminar, ser otra completamente diferente, empoderada, llena de seguridad, con planes y metas en la cabeza, con ilusiones y una gran motivación por empezar a vivir con esa extraordinaria persona que acaban de conocer… “ELLOS MISMOS”.

Te invito a formar parte de este grupo de personas que hoy están reescribiendo su historia y haciendo de este mundo, un mucho mejor lugar para ellos y sus familias.

El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora...

Sé el primero en Dejar tu Comentario